Imagínate la siguiente escena de psicología: un hombre tumbado en un diván cerca de una ventana escucha paciente a un psicólogo preguntón que le muestra dibujos extraños: quiere analizar su personalidad y con ello averiguar traumas pasados. Efectivamente, esto es una escena, pero de una película.

La psicología es la ciencia que estudia el comportamiento humano y los pensamientos que lo generan y la figura del psicólogo clínico no es ni tan rocambolesca como la muestra el cine ni la única opción laboral de estos profesionales. En las últimas décadas, los ámbitos de actuación en este campo se han ampliado y abarcan otras disciplinas.

Los estudios en psicología, además de desarrollarte profesionalmente, te reportan ciertos beneficios directos como individuo:

 

  • Aprenderás a entenderte a ti mismo y a los demás: entre otras muchas cosas, conocerás aspectos básicos del comportamiento del ser humano, cómo interactuamos, nuestra capacidad para afrontar situaciones de presión o cuáles son las causas de los desórdenes psicológicos.
  • Desarrollarás tu pensamiento crítico: una de las partes principales de la carrera es el desarrollo de métodos de pensamiento. La argumentación y el pensamiento crítico ayudan no solo a resolver problemas personales e individuales, sino también de colectivos (equipos de trabajo, familias)
  • Aumentarás tu rendimiento en el trabajo: la psicología aplicada a diferentes profesiones está convirtiéndose en un pilar fundamental de nuestra sociedad. La rama de la psicología del trabajo estudia precisamente cómo mejorar el rendimiento y la productividad de los empleados, a la vez que potencia su desarrollo personal y calidad de vida laboral. No es una utopía, las empresas desean saber cómo estructurar mejor las relaciones con y entre sus trabajadores. Al fin y al cabo, los resultados empresariales dependen del rendimiento de sus empleados.
“La psicología es la ciencia que estudia el comportamiento humano y los pensamientos que lo generan”

¿Qué salidas laborales puede encontrar la Psicología?

 

Si estás decidido a estudiar psicología debes saber que tendrás múltiples posibilidades de trabajar en diferentes sectores:

 

  • Psicología Clínica y de la Salud: se trata de la rama más clásica de esta ciencia. Desde la figura del psicólogo interno residente hasta la del psicólogo clínico, las competencias más destacadas en este área son aquellas orientadas a la prevención y detección de anomalías del comportamiento, así como su evaluación y tratamiento. También abarca la investigación y la docencia universitaria.
  • Psicología social y de las organizaciones: una de las ramas más nuevas de la psicología. Dedicada al estudio del comportamiento del ser humano como ente social. Dentro de este ámbito, el psicólogo puede realizar estudios de investigación social y participar en programas de intervención comunitaria (violencia de género, discriminación a la mujer). Otro paso más ha sido incluir a profesionales de la psicología en estudio de mercados y publicidad. Tampoco hay que olvidar a los que forman parte de la plantilla de recursos humanos de las grandes empresas. Estos participan activamente en procesos de selección de personal, orientación laboral, políticas de motivación, riesgos laborales o planificación y gestión de sistemas de calidad.
  • Psicología de la educación: en esta área, el psicólogo desempeña un papel importante en la detección de patologías relacionadas con el aprendizaje. También es cada vez mayor su presencia en la elaboración de planes educativos y en el asesoramiento a profesores y familias.
  • Otras áreas: en la actualidad es habitual encontrar psicólogos dentro de los cuerpos técnicos de equipos deportivos o asesorando a atletas de élite. También forman parte de cuerpos especiales como la policía, el ejército (donde desarrollan una labor vital en situaciones de tragedia humanitaria) o en la ayuda a miembros que han pasado por situaciones traumáticas.

Vía: eMagister

%d bloggers like this: